Loading...

30.6.06

¡CHICOS, SE ACABO EL RECREO!

El Apache Tevez y Javier Masclloran todo su desconsuelo. La derrota es una muerte simólica.

A ESTUDIAR Y LABURAR QUE SE VIENE LA NOCHE

Esta tarde en Berlín, luego de un alargue de 30' y por penales, en un partido por demás parejo y con una actuación más que decorosa, los dueños de casa pasaron a las semifinales y dejaron afuera a la Argentina. Asuetos en los colegios, rajes del laburo, TV de plasma comprados en cantidades récords con evasiones impositivas, bocinazos, el vaho narcotizante con la media docena que se les obsequió a ese fantasma de nación que fue la fusión de Serbia y Montenegro, el susto con los mexicanos salvado gracias a un zapatazo providencial de Maxi Rodríguez, todo eso se terminó.

Hasta las discusiones al dope de los que creen que el fútbol es eterno y los babiecas de los antifútbol, que por llevar la contra, eternizan lo que es más efímero que un cuesco en un canasto. En un país de una relación claramente exagerada con el fútbol, como definió Jorge Valdano en Clarín con motivo del vigésimo aniversario de La Mano de Dios y el otro, la divinidad en que se convirtió a un jugador que pasó a ser sinónimo de argentinidad, justamente por esa clara relación exagerada, ya no pensará en la trascendia del gesto operístico de no desfilar junto a sus compatriotas, compañeros y colegas el día de la inauguración, formando parte de delegación y atrás de la bandera patria, haciendo rancho aparte para su propia inauguración y visitando e irrumpiendo claramente en el campamento argentino como excepción, para llevar sus palabras iluminadas a los jovencitos inexpertos, todo bajo la anuencia tácita del mandamás de la AFA que había fracasado en ponerlo como manager de José Pekerman y éste que de pronto, en medio de la conferencia de prensa, anuncia que se va cuando el otro había dicho que había Pekerman para rato y el 10 que su sueño es ser DT de la selección nacional. ¿Ya se olvidó todo lo que pasó en 1994, cuando tenía un paraequipo propio médico para adelgazarlo y revitalizarlo, que estaba fuera de las normas, y en el control antidóping le encontraron un cóctel de efedrina que él juró por las hijas que se trató de un error por no saber inglés y comprar en una farmacia norteamericana algo que no correspondía y un amanuense descerrajar un libro donde se clama su inocencia y la participación de la CIA en una conspiración para ralearlo y cortarle las piernas?


La AFA se trae en las arcas, para repartir entre jugadores y cuerpo técnico, 8 millones de dólares y de esperar que no se olviden de traer de vuelta, a un costo alrededor de los 300 mil dólares, las tres toneladas (3 mil kgs.) de equipaje no acompañado con que partieron, cosa que no faltaran slip, medias, camisetas sin mangas, la original, la azul de muleto, zapatitos de todos los colores y marcas. También es de esperar que mañana peguen el retorno los 250 dirigentes invitados por el califa Julio Humberto Grondona para sus propias RR.PP. y que no se queden hasta el final, con todo pago, como representación simbólica. Como dijera Borges en 1978, cuando nadie se animaba y a él lo protegía el paraguas de su prestigio intelectual, la vejez y la ceguera, los Mundiales son una calamidad que por suerte pasan pronto y para lo único que sirven es para que aumenten los precios. Acá, entre gol y gol, volveremos, volveremos, el PE, con el titular a la cabeza, se aumentaron los sueldos un 55% y los legisladores un 19%. Evo Morales vino entre charangos, quenas y sikus. El gas se fue a 5 dólares y hay que ver cuánto se le puede enchufar a los chilenos de este garrón porque la incidencia de semejante insumo va a pesar en los precios. Las relaciones con la Moncloa andan a partir de un chupete, pero entre el presidente santacruceño y la Repsol-YPF un sólo corazón y las tarifas de los servicios públicos, despacito, despacito, como en el fulbo, hay que aumentarlas por más que nos obsequiaran con un 5% de las acciones de unas Aerolíneas Argentinas que salvo los dos Tango para uso oficial y exclusivo tiene aeronaves alquiladas.

Esas vacaciones de la realidad que son los deportes, particularmente el fútbol, estirando la evasión de los 90' reglamentarios por fin de semana a un mes, se acaban de terminar y un poco antes. Empezaron el viernes 10 de este mes, con un triunfo bastante pedorro frente a los ignotos de Costa de Marfil, y terminaron hoy, más o menos a las 15:30 hora local por el alargue, tres semanas después. Hasta el 2008, en Sudáfrica, salvo unas 427 copas locales, sudamericanas, americanas e incluso transoceánicas, más todos los campeonatos partidos en ocho por lo menos para que sean más partidos y mayor gilada compre alguna entrada y TyC tenga apara abastecerse como el Pacman, no va a haber más Mundial, se va a terminar el bombardeo mediático insoportable y grosero, barato, la peregrinación de jetoneros de todo calibre a Alemania, ya sean periodistas, actores, políticos, aventureros, barrabravas, pungas y turistas sui géneris.


Finish. Kaput. Cest finie. E finito. Acabóse.

La realidad es tirana.

Y Alemania 2006, para Argentina, acaba de comenzar a ser recuerdo en lo estrictamente deportivo. En el país de la relación exagerada recién comienza la cacería generalizada de cabezas a colgar, si Riquelme sí o si Riquelme no, por qué Lionel Messi, consagrado sin jugar, a los 19 años el nuevo Maradona, fue prácticamente un espectador que no pagó entrada, si había necesidad de jugar con dos 5, cómo poner a Julio Cruz, (a) El Jardinero, con 31 años y menos hábil que cualquier europeo poco hábil con lo que quedaba en el banco, urgente buscar a un mufa que fue la causa real de la lesión del Pato Abbondanzieri, un atajador de penales en ese partido, y olvidarse cómo reventaron a Germán Lux, que era el verdadero arquero suplente, so pretexto de mal ejemplo para el grupo que estuviera todavía elaborando el duelo de su hermano suicidado cuagtro meses antes y casualmente pusieron de tercer arquero al de Independiente, de casualidad el equipo del dueño de la pelota. Para colmo, el papelón de las piñas finales por haber entrado en la clásica provocación del babieca contrario que nunca falta y en el país el secuestro durante exactamente todo el Mundial de un revendedor de autos del GBA por el que se pagó un total de 60 mil dólares de rescate porque la primera cuota se la habría mexicaneado otra banda y el ajusticimiento sumario, también en el GBA, de un chico de 15, después de torturas y prenderle fuego mientras agonizaba, por ser el responsable de haberle pegado una tunda que dejó de hospital al dueño del televisor usado en el barrio pobre y sus tres hijos mayores, de entre 35 y 42 años, dos de ellos suboficiales de Marina de la ESMA y el otro perteneciente a ese Ejército Fantasma que es el de los custodios privados, lo levantaron en un Falcon verde de vidrios polarizados, efectivizaron la venganza por la paliza que tiene en terapia intensiva al padre, desató un enfrentamiento entre una jueza de menores que fue miembro de un organismo de derechos humanos y le reclamó al gobierno que no alcanza con descolgar retratos ni repartir planes de beneficencia sino que hay erradicar la pobreza, la deserción escolar y el buraco en la salud pública con medidas concretas, todo esto mientras se encara la enésima reforma al Código Penal para -entre otras cosas- sacar la figura de la asociación ilícita a ver si la aplican de una vez a las barras bravas, las tienen que meter presas con dirigentes y todo y no puede ir ninguno al próximo Mundial de Sudáfrica.

Volveremos, volveremos... A Ezeiza, por lo menos. Y lo de los 3 mil kilos nadie se va a ocupar porque el chiquitaje es para los boludos de siempre y como en el 66, siempre los alemanes, nos pusieron un árbitro eslovaco de un país de al lado, que hummm..., no es que sea mal pensado, porque los fantasmas no existen, pero que los hay, los hay.